Remedios caseros para eliminar espinillas y granitos

Con ganas de remediarlo, ningún problema es imposible.

Estamos cansadas de comprar cremas caras que en algunas ocasiones estropean más la piel de lo que la cuidan. Y cuando no tenemos un problema serio de acné, sino que nos aparece un granito o dos al mes, no merece la pena gastar en cremas especiales.

Pero la naturaleza es muy sabia y nos da todo lo que necesitamos, por eso podemos hacer frente a estos inconvenientes con cosas de uso cotidiano como las siguientes.

Tomate: Muy eficaz en casos extremos como granitos infectados o que están enterrados tras la dermis superficial. El ácido del tomate accede a las zonas más difíciles de curar. Es muy efectivo y rápido. Yo recomiendo usarlo de noche ya que basta con colocar una rodaja de tomate en el granito y sujetar con una tirita o esparadrapo y cuando te levantes notarás un cambio muy significativo.

Ajo: Es poco útil si el granito ya ha salido, pero utilizar ajo antes de que salgan ayuda a prevenirlos con mucha eficacia ya que por sus propiedades diuréticas ayuda a eliminar impurezas y tóxicos.

Verduras: Para prevenir el acné y combatir el que se tiene no hay nada mejor que hacer una crema natural utilizando ajo, tomate y coliflor. Solo tienes que batirlo y untarlo en la piel. Prueba antes en una zona de la piel y si ves que no te da ninguna reacción puedes untar la mezcla por toda la zona afectada. Es el remedio más completo.

Piel de plátano: Puede sonar raro, pero la parte fibrosa de la piel de plátano refregada sobre los granitos hace que se curen. Si lo haces un par de veces, tiene más efecto.

Zumo de limón: Soy una fiel defensora de limón, vale prácticamente para todo. Y también para eliminar impurezas de la piel. Si utilizas el jugo del limón durante dos o tres veces a la semana como tónico facial, en un par de semanas puedes olvidarte de las impurezas.

Aspirina: Sirve de drenante para la piel. Solo tienes que disolver una aspirina en agua, y utilizar la pasta resultante en la piel.

Laca de uñas: Aplicado sobre el granito o espinilla ayuda a secarlo. Solo tienes que repetir el proceso tres veces al día durante dos o tres días y verás los resultados.

Zumo de cebolla: Incluso mezclado con un poco de sal, lo extiendes sobre la piel y te ayudará a secar los granitos menos difíciles.

Por supuesto debes utilizar estos remedios con moderación, sin mezclar con tratamientos abrasivos y probando siempre antes en una zona pequeña de la piel, ya que hay algunas extremadamente sensibles.

Fotografías: Morguefile.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s