Guía definitiva de las telas más ecológicas

Comprar con conocimiento ahora es posible.

Arnhem Market-045              Foto: Morguefile/Jusben.

La protección del medio ambiente es, cada vez más, un factor importante en la sociedad. Todos los productos que consumimos a lo largo del día tienen consecuencias para el planeta. Por eso debemos ser respetuosos y tener en cuenta la procedencia y grado de protección medio ambiental de aquello que forma parte de nuestra vida diaria. Además de reciclar, ahorrar agua, luz, etc. Podemos contribuir con la elección de las telas con las que cubrirnos.

La tela es un elemento polémico respecto al grado de sostenibilidad, ya que hacen falta muchos recursos naturales para fabricarla. Si bien cada vez es más frecuente ver firmas de moda preocupadas por la sostenibilidad de sus prendas, es aconsejable que el consumidor en primera persona esté informado de lo que va a comprar, y no todas las marcas proporcionan esa información.

Las tendencias cambian de un día a otro, montones de prendas quedan inmediatamente pasadas de moda y es necesario dejarlas de lado y empezar a fabricar algo nuevo, que inmediatamente estará pasado también. A causa de esta obsolescencia programada, estamos viviendo el momento en el que más ropa se crea alrededor del mundo, por eso se hace crucial la compra de prendas que no dañen el medio ambiente.

Es fundamental conocer la procedencia y el método de fabricación, que puede ser con materiales orgánicos, biodegradables, recicladas o reducidas en productos químicos.

El certificado ecológico no se concede a la ligera, para que una tela esté marcada de este modo debe cumplir con una serie de requisitos durante su proceso de elaboración y no puede incluir elementos derivados del petróleo en accesorios como por ejemplo los botones:

  • Reciclar agua.
  • Minimizar el impacto ambiental.
  • Usar la mínima cantidad de energía.
  • Usar cultivos hidropónicos (no necesitan de tierra).
  • No utilizar elementos biodegradables.
  • No usar procesos químicos.
  • Utilizar de forma racional los recursos naturales.

Telas ecológicas certificadas.

  1. Algodón orgánico. El uno de los materiales más utilizados para la elaboración de prendas ecológicas ya que nace en cultivos libres de pesticidas y productos químicos. Esto hace que el tiempo de crecimiento aumente considerablemente, pero el resultado es más natural y menos dañino para el medio ambiente. Es importante tener en cuenta el colorante utilizado para teñir la tela, ya que en ocasiones se utiliza colorantes químicos y se estropea la pureza del algodón.
  1. Seda. La pura es un textil totalmente natural elaborado por los gusanos de seda. Muchas sedas no son naturales, están manufacturadas. Por ello hay que tratar de buscar la seda sin mezclar y con tinte natural. Un factor extra es que el lavado de la seda es en seco por lo que disminuye el uso de detergente y el derroche de agua.
  1. Poliéster. El normal deriva del petróleo, pero en algunos casos hay empresas textiles que lo están fabricando a partir de botellas de plástico recicladas.
  1. Lino. Las telas creadas con lino nacen de las fibras del tallo de la planta de lino. No se usan pesticidas, es una fibra fuerte, lisa, absorbente y fresca. Es mejor si se evita que esté teñida.
  1. Cashmere. Es un material muy exclusivo y caro que en ocasiones se mezcla con cáñamo. Es ecológico y muy duradero. Hay que evitar la mezcla con poliéster.
  1. Denim ecológico. Algunas marcas ponen contenedores de reciclado en sus tiendas en los que cualquier persona que no quiera sus jeans viejos puede dejarlos y más tarde serán recogidos y triturados, a la par que mezclados con otras fibras eco, hasta dar vida a un nuevo vaquero, listo para usar.
  1. Bambú. Es una fibra hipoalergénica muy sostenible gracias a que el material crece muy rápidamente y sin la necesidad de pesticidas.
  1. Yute. Es otro tipo de fibra totalmente biodegradable. No se usa tanto para ropa como para mantas, alfombras o accesorios en cordón para prendas.
  1. Soya. Es un alimento que se usa en la elaboración de ropa, hay que tener en cuenta que no venga mezclado con telas derivadas del petróleo o algodón convencional. Es un tejido muy caro si no está mezclado.
  1. Cañamo. Es un tipo de tela muy resistente, que al tacto parece incluso más suave que el algodón, por lo que es recomendable para aquellas pieles alérgicas o sensibles.
  1. Alpaca. El pelo de Alpaca es utilizado en la fabricación de textiles porque aporta una textura sedosa, poco peso y mucha durabilidad.
  1. Piña. Aunque parezca extraño, es un alimento utilizado en la elaboración textil, y muy recomendable para pieles alérgicas, la piña es biodegradable y respetuosa con el medio ambiente. Protege del sol a la piel que cubre con mayor efectividad.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s